Fernando Ayala: Pluralismo democrático

Señalaba el doctor Javier Rodrigo que mientras que en otros países de Europa el paradigma del antifascismo funcionó como aglutinador político, en España no fue fuente, como hubiera sido obvio, de legitimidad alguna.

El naciente Estado democrático, partió de un mito fundacional, la Transición, renunciando, nos apuntaba, al lugar de Memoria que podría haber representado la Segunda República como experiencia de pluralismo democrático.

En unos días, volvemos a conmemorar el aniversario de este periodo de la Historia de España. En mi opinión, no lo tendríamos que contraponer con la importancia que supuso, 40 años después, el esfuerzo enorme por garantizar y consolidar la convivencia, que hizo posible, tras la muerte del Dictador, la transición que nos trajo devuelta a la democracia.

Si reflexionamos en profundidad podremos llegar a la conclusión de que ambos periodos son complementarios. Ambos tienen sus avances y sus contrastes. Ambos tienen sus protagonistas y sus villanos. Y ambos, en definitiva, han pasado a generar un aura de leyenda, positiva para la mayoría y negativa para aquellos que prefieren tergiversar el ansia de avance y progresos de las sociedades aletargadas.

Digo todo esto porque, a modo de conclusión, lo que define y hace posible una Democracia es el pluralismo, ya sea político, ideológico, social, cultural… Es decir, el hecho de que en un mismo espacio y en un mismo tiempo, gente de muy diversa condición puedan converger y expresarse libremente de acuerdo a sus necesidades y/o apetencias.

Cierto es, que con el tiempo algunos han pretendido arrogarse las causas de su advenimiento. También lo es, el hecho de que otros, buena parte de los que no lo vivieron en primera persona, traten de desprestigiar estos fenómenos políticos y sociales haciendo hincapié, precisamente, en todo lo que pretendía deteriorar o incluso finiquitar sus fines iniciales.

Fueron fundamentalmente las masas, en el sentido amplio de colectivos organizados, las que trajeron, en ambos momentos, la democracia a nuestro país. Sin embargo, esta movilización nunca hubiera sido posible, si detrás (o delante) de ellas no hubiera un grupo de líderes que con su ímpetu, pasión y perseverancia, arrastraron a todos los demás.

Sí, es bueno conocer toda nuestra Historia para poder valorar y juzgar. Pero eso no significa que se pretenda, como hacen los que quieren reescribirla aumentar el significado de aquellos acontecimientos o procesos que convienen por ideología. Se puede criticar aquello que no te guste o creas que no funcionó adecuadamente, pero esto no va de modas.

Acerca de Dpto. de Redacción Navalmoral y Comarca 2759 Articles
Toda la actualidad de Navalmoral de la Mata y Comarca. Síguenos y no te pierdas nada.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*