Lara Garlito: Octubre

Octubre es el mes en el que nos encontramos y podría tener más sentido, quizá, utilizarlo como título a su comienzo como una declaración de intenciones para referirnos a lo que sucederá (lo que se pueda prever) o al final como balance, en cambio, estamos prácticamente en su ecuador y lo he querido utilizar precisamente por ello. Es el centro de las cosas, en mitad de los procesos, donde se puede evaluar en parte hacia donde se encamina el desenlace pretendido, o donde la fuerza de las decisiones es determinante para que no se debiliten.

Al iniciar la lectura de la noticia de Juana Viúdez e Ignacio Fariza en El País reflexionaba sobre ello ante las palabras elegidas en su redacción: «A las puertas del invierno más tenso que se recuerda en los mercados energéticos, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado este jueves en el Congreso un nuevo paquete de ayudas para rebajar el impacto de la crisis en el 40% de los hogares». A las puertas de un invierno tenso, todas y todos debemos ser conscientes de las circunstancias que nos rodean y fáciles no parecen, pero precisamente por ello la seriedad y la rigurosidad de las medidas son más necesarias que nunca. El presidente del Gobierno ante el Congreso de los Diputados lo afronta y lo realiza. Y a las puertas de, y tras haber abordado una crisis sanitaria sin precedentes ha sido en este mes de octubre cuando se han presentado unos Presupuestos Generales del Estado por parte del Gobierno central que representan la firme convicción de un Estado social donde las familias no puedan ser las víctimas directas, como sucedió en la anterior crisis económica, sino todo lo contrario, el corazón de las políticas públicas.

¿Alguien puede dudar hoy de la utilidad de los ERTE o los créditos ICO para empresas y autónomos? ¿Alguien podría ni si quiera dudar de los y las profesionales de la sanidad, de la educación…?

Pudiesen parecer hasta preguntas un tanto obvias pero parece evidente, también, que exigen un compromiso, y ese compromiso se refleja directamente en las cuentas públicas.

Los presupuestos presentados para Extremadura representan, por ejemplo, que los 217.000 pensionistas que hay en Extremadura van a cobrar unos 77,42 euros más al mes o la subida salarial de un 3.5% a los más de 90.000 empleados públicos o el incremento de las becas a 26.000 estudiantes o el bono de alquiler joven que beneficiará a más de 2.000 jóvenes.

¿Quién se opone a ello? Hay quien en estos momentos que requieren la máxima responsabilidad se dedican a decirles a las familias que es mejor no contribuir al Estado Público para su beneficio, sin confesarles la verdad; el país que queremos lo construimos entre todas y todos, y solo así, todas y todos afrontamos las dificultades. Es tan sencillo como el refrán: nadie da duros a pesetas. Me gusta también: los perros no se atan con longaniza.

Mientras el gobierno central presenta medidas, presenta presupuestos, trabaja, la oposición del Partido Popular, ¿qué hace? ¿Qué dice?

En la Asamblea de Extremadura solo vemos el registro de iniciativas que requieren presupuesto pero solo oímos hablar de recortar impuestos. La fórmula solo suena a duros y a pesetas.

Acerca de Dpto. de Redacción Navalmoral y Comarca 2781 Articles
Toda la actualidad de Navalmoral de la Mata y Comarca. Síguenos y no te pierdas nada.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*