Lara Garlito: ¡Plas!

La innovación se ha convertido en un aspecto determinante para la competitividad de los países y las regiones que han alcanzado altos niveles de desarrollo económico. En un sencillo análisis, parece evidente que la innovación y la calidad de vida son conceptos íntimamente relacionados, y que las sociedades que conceden mayor importancia a la I+D alcanzan mayores niveles de desarrollo económico, mejor calidad de vida de las personas y menores índices de desempleo. Y estoy convencida de que vosotras y vosotros estaréis de acuerdo. En estos últimos tiempos vividos la ciencia se ha mostrado no solo rápida y eficaz sino la gran demostración que el progreso de la investigación, la inversión en el talento, en la acumulación de saber, el trabajo cooperativo de los equipos y la suma de sinergias en un mismo objetivo funcionan, cuando el mundo en su conjunto esperaba su respuesta, la dio.

Leía ayer dos noticias que aparecían juntas: la primera de ellas, indicaba que los dientes de personas enterradas hace 700 años señalaban el origen de la peste negra, la mayor pandemia de la historia y que gracias al análisis de ADN antiguo muestra que la peste negra empezó en un valle de Asia central y se expandió por la Ruta de la seda. Johannes Krause, director del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva, afirmaba que «es la predecesora del 80% de todas las cepas actualmente en circulación, incluyendo la de la peste negra y todas las cepas posteriores a ella». La segunda, recogía que el investigador que recibe el Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento aseveraba que «estamos preparando una vacuna universal para prevenir futuras pandemias».

Ciencia que nos salva la vida, ciencia que nos dice quienes somos y ciencia que nos hace avanzar, ciencia que transforma y que, por supuesto, genera empleo. No son palabras ni huecas ni lejanas. Están ahí, está ahí, en frente de nuestras casas, fomentarlas e incorporarlas a nuestro día a día depende de nosotros.

Ayer mismo, la Ministra de Ciencia e Innovación del Gobierno de España y la Ministra de Ciencia, Tecnología y Educación Superior de Portugal, junto al presidente de la Junta de Extremadura y el Alcalde de Cáceres, inauguraban el Centro Ibérico de Investigación de Almacenamiento Energético (CIIAE) que comenzará a funcionar en Cáceres en 2023, estará a pleno rendimiento en dos años con 150 empleos desempeñados por investigadores y técnicos. Nos sitúa en el centro de la transición energética, ahora, en estos momentos, donde la geoestrategia está establecida en ese mismo espacio.

Saber entender y comprender hacia dónde se dirige el futuro es vital para desarrollar las políticas públicas motoras, anticiparse para traducirlo en mayor desarrollo, Estado del Bienestar y creación de riqueza.

Nada es casualidad, nada aparece en un ¡plas!, ojalá, la semana pasada hablábamos de la gigafactoría de baterías para el desarrollo del vehículo eléctrico, hoy del CIIEA, ayer el presidente de la Junta de Extremadura afirmó en el pleno de la Asamblea de Extremadura: «Hoy podemos tener proyectos como el de la gigafactoría de Navalmoral gracias a que dentro de un mes va a inaugurarse una nueva plataforma ferroviaria».

Acerca de Dpto. de Redacción Navalmoral y Comarca 1166 Articles
Toda la actualidad de Navalmoral de la Mata y Comarca. Síguenos y no te pierdas nada.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*