Blanca Martín: 40 años de libertad

Artículo de Blanca Martín, Presidenta de la Asamblea de Extremadura y Presidenta del PSOE de Extremadura.

No es necesario ponerse legalista para analizar un hito en la historia de nuestra tierra. Hace 40 años, Extremadura comenzaba a dejar atrás siglos de centralismo que nos condenaron a un atraso que solamente la rebeldía y el deseo de progreso de la ciudadanía, consiguió dejar atrás.

Un Estatuto de Autonomía es, ante todo, un manual de convivencia y de futuro. Un conjunto de reglas que sentaron las bases para avanzar colectivamente sin excluir ni olvidar el valor del individuo en sí mismo.

Un Estatuto de Autonomía es, ante todo, un manual de convivencia y de futuro. Un conjunto de reglas que sentaron las bases para avanzar colectivamente sin excluir ni olvidar el valor del individuo en sí mismo.

Liberales en el sentido político del término, todo el tejido estatutario construido apuntó a la autonomía de nuestro pueblo, pero con la siempre incuestionable lealtad a un país, España, del que formamos parte como eslabón imprescindible de un conjunto que también empezó a dejar atrás el oscurantismo hace cuatro décadas y media.

Es necesario recordar que las fuerzas democráticas más importantes en aquel momento, UCD y PSOE, se empecinaron, con voluntad de acuerdo, en redactar y presentar ante las Cortes un proyecto de Estatuto, logrado, finalmente en Mérida allá por diciembre de 1981.

Decidieron seguir el camino del artículo 143: “en el ejercicio del derecho a la autonomía reconocido en el artículo 2 de la Constitución, las provincias limítrofes con características históricas, culturales y económicas comunes, los territorios insulares y las provincias con entidad regional histórica podrán acceder a su autogobierno y constituirse en Comunidades Autónomas con arreglo a lo previsto en este Título y en los respectivos Estatutos…”

Después de un largo camino de encuentros y desencuentros, siempre con la voluntad de diálogo como premisa, el 25 de febrero se transformó en la Ley Orgánica 1/1983. Es bueno recordar ahora que algunos y algunas apuestan a reducirnos a un debate de fronteras, aquel Estatuto fue rechazado por un bloque provincianista creado el 5 de febrero. Rechazar ese estatuto era cerrar las puertas del progreso. Igual que hoy.

Por suerte, Extremadura, resultado de dos provincias que unidas hacen de esta tierra una fuente de progreso, decidió su vida a partir del Estatuto de Autonomía que en el artículo 6 subraya: “la mejora de las condiciones de vida, elevación del nivel cultural y trabajo para todos los extremeños”y extremeñas.

Acerca de Dpto. de Redacción Navalmoral y Comarca 2152 Articles
Toda la actualidad de Navalmoral de la Mata y Comarca. Síguenos y no te pierdas nada.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*