Eduardo Béjar: Reivindicar el futuro

Sergio del Molino en su último libro, “Un tal González”, además de repasar nuestra historia reciente, la Transición, los primeros años de gobierno del PSOE, la transformación de nuestro país, destaca citas para no olvidar, como aquella de Virgilio, patrón pagano de los agricultores: “lo pequeño, si es propio, es grande; lo grande, si es ajeno, pequeño”. 

Eso parece suceder actualmente en parte del análisis político, todo lo pasado parece ajeno y pequeño, todo lo propio parece lo más grande y se utiliza para presumir ante los incondicionales. Se han perdido las referencias del pasado, como las tenía Felipe González con Olof Palme, que defendía ante los socialistas portugueses que deseaban que en Portugal dejase de haber ricos, que él lo que quería es que en Suecia dejara de haber pobres

La amnesia en una parte de la población ha hecho perder la empatía por aquellos políticos que en 1982 gobernaron este país, no con la idea de mandar sino con la idea de progreso y transformación, desde la ética. Como afirmó Felipe en su discurso de despedida de la secretaría general del PSOE en 1997, “la clave consistió en no vindicar el pasado, sino en encontrar los esfuerzos para reivindicar el futuro”.

En el transcurso de esta legislatura, la derecha extremeña se ha dedicado a desacreditar los logros del gobierno de Guillermo Fernández Vara, centrándose en la anécdota, en el miedo al cambio, en la exageración de los problemas. Cuando las evidencias llegan a la ciudadanía extremeña, la estrategia ridícula se destapa como el mayor síntoma de ausencia de proyecto y desesperación por alcanzar el poder, para mandar, como ya lo hicieron en el período de 2011 a 2015. Entonces el número de parados superó los 183.000, ahora critican cuando ha bajado de los 80.000 y hay un récord de empleo en la región

La derecha desarrolla discursos de odio, negativos, incluso apocalípticos, cuando las inversiones anunciadas y los datos económicos confirman lo contrario. Desacredita proyectos, como si desease que no se instalaran en la región y confronta territorios considerando que por ello conseguirá mayor rédito electoral, la prioridad no es la ciudadanía su propósito es alcanzar el poder. 

Esa naturaleza mezquina hace que cualquier avance o progreso se considere un peligro, cualquier cambio una amenaza, como en la nueva política de la PAC, que para Extremadura será una oportunidad, no sólo por conseguir un reparto más justo del presupuesto, ayudas redistributivas que favorecen a la agricultura familiar y profesional, sino porque las amplía, las limita para impedir que las acaparen los terratenientes y grandes fondos de inversión y porque suponen un nuevo paso hacia la conservación de nuestros suelos y su viabilidad futura. 

En su naturaleza perniciosa, critican los cambios en la política forestal por insuficientes, cuando en Extremadura estamos siendo pioneros en el diseño de la ordenación de nuestros montes en mosaico, en la intervención en montes privados, en el diseño de montes protectores, en la introducción de ganado caprino en las labores de limpieza, en la ejecución de planes periurbanos, en el aumento de las medidas de prevención de incendios con la puesta en marcha del acuerdo marco con las empresas forestales

En su mendaz naturaleza, ponen en duda las inversiones en regadíos, tanto los nuevos de Tierra de Barros o de montaña en el norte de la provincia de Cáceres, como del desarrollo y la modernización con el uso de energías renovables y de la eficiencia en el riego, el aumento del presupuesto en la incorporación de los jóvenes a la empresa agraria, de los seguros agrarios, de las ayudas agroindustriales y agroambientales

Al final del libro Sergio del Molino afirma, sobre sí mismo, que, “hoy, si pudiera hablar con ese adolescente que impostaba su cinismo, le diría que se uniera al aplauso, que le dijera al menos un gracias”, a Felipe, puesto que, “si podía refunfuñar a gusto en un país libre, en parte era por él…” ¿podríamos esperar algo parecido de la derecha extremeña?

Acerca de Dpto. de Redacción Navalmoral y Comarca 1963 Articles
Toda la actualidad de Navalmoral de la Mata y Comarca. Síguenos y no te pierdas nada.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*